Menú Principal:

Radio Conspiración


Ir al Contenido

Misterios sin resolver

La Conspiración

Misterios sin resolver

1. Una torre de Roca que emerge hacia el cielo

En Estados Unidos también se encuentra la Torre del diablo, un cuello volcánico formado hace 65 millones de años popularizado en películas como Encuentro en la Tercera Fase. Este es otro lugar de una majestuosidad tan incomprensible, que los primeros indígenas de la zona echaron mano a otra explicación mágica para entender su surgimiento. Se decía que siete jóvenes indias eran acechadas por un gran oso en el bosque y, que al agotar todos los posibles escondites se posaron sobre una roca y empezaron a rogar al Gran Espíritu que las salvara. Fue por su obra que la roca comenzó a crecer haciéndose cada vez más alta. El oso, al ver su banquete frustrado, acometió con sus garras contra los lados de la ahora inmensa roca, dejándole profundas marcas que pueden verse hasta hoy Su altura es de 386 m. por encima del terreno circundante y su cumbre se encuentra a 1.558 m. por encima del nivel del mar. Esta increíble formación es visitada por muchos aventureros que cada año intentan ascender hasta su cima atraídos por un aspecto casi artificial

2. Una Calzada de Gigantes

En la costa noreste de Irlanda del Norte se encuentra un paisaje que es conocido como La Calzada del Gigante ( The Giant’s Causeway) un escenario natural formado de 40.000 columnas de basalto que se formaron cuando la lava se enfrió en un proceso rápido hace apenas 60 millones de años. Este ahora Patrimonio de la Humanidad fue descubierto en 1693 y desde entonces no para de dejar atónitos a quienes lo visitan Tan magnífico lugar es una obra tan digna de “fuerzas sobrenaturales” que despertó su propia leyenda: se cree que dos gigantes, uno irlandés y otro escocés, enemistados desde siempre, se lanzaban piedras entre sí sin cesar. Esto hizo que se formara un campo de piedras sobre el mar. Un buen día, el gigante escocés decidió atravesarlo para enfrentar definitivamente a su adversario. Muy astuto, el otro gigante se disfrazó de bebé para despitarlo. Cuando el escocés vió el tamaño de ese niño, dedujo que el padre debería de ser el triple de grande, y decidió huir pisando las rocas con toda su fuerza, buscando hundir en el mar las rocas para que ningún otro gigante pudiera llegar a su tierra.




3. La Gran Fuente Prismática

La visión de este lugar también los dejará boquiabiertos: La Gran Fuente Prismática está ubicada en el Parque Nacional Yellowstone ,es una laguna de un diámetro de 80 metros por 90. Sus aguas tienen 50 metros de profundidad y lo más increíble es que varían entre los colores verdes (en invierno), rojos, naranjas (en verano) y azules producto de las bacterias pigmentadas que crecen alrededor de sus márgenes y gracias a los ricos minerales de sus aguas. Además es la fuente mayor de aguas termales en Estados Unidos y la tercera más grande del mundo.

4. Un bosque de piedra, en Madagascar

El Bosque de piedra en Madagascar es una sucesión de formaciones rocosas (cársticas, tal su nombre científico) en variedad de grises, que se extienden sobre el horizonte maravillando nuestros sentidos al punto de parecer algo irreal, por fuera de la naturaleza. El responsable de sus formas tan disímiles es la erosión que llevó su trabajo por miles de años formando un ecosistema tan intrincado que pudo conservarse intacto, ya que acceder al mismo es muy dificultoso. El actual Parque Nacional que contiene el área de Tsingy posee una extensión de 660 kilómetros cuadrados.

5. El mar de rocas impenetrable, en Indonesia

Otro paisaje que no parece natural sino más bien salido de la mente de un maestro de la ciencia ficción: son las montañas compuestas por miles de torres de piedra que constituyen una zona impenetrable, tanto que muy pocos se han aventurado a visitarla y permanece casi inexploradaEnclavado en Indonesia, en la península de Mangkalihat, esta masa ondulante de picos y torres de piedra caliza y bosque selvático resulta abrumador desde el aire y aún más difícil resulta recorrerlo. Es misterioso pensar que sí fue habitado en tiempos pasados, y prueba de ello es que en el lugar hay infinidad de pinturas rupestres en sus cavernas. Más curioso es que al día de hoy en la zona no se encuentra ningún tipo de infraestructura


Cultura Nazca

La Cultura Nazca se desarrolló en los valles y la costa Sur de Perú, incluyendo Pisco, Ica, Cañete, Acarí y, especialmente, el mismo valle de Nazca. Esta zona es un desierto costero cruzado por angostos valles fértiles.
Los Nasca lograron grandes avances tecnológicos en materia de agricultura, construyendo una gran cantidad de acueductos subterráneos que captaban las aguas subterrráneas y permitían el riego de los campos agrícolas en una ambiente extremadamente árido. Esta tecnología propició el cultivo de maíz, calabazas, porotos, ajíes y otros productos.
La expresión artística más conocida de los nasca son los geoglifos, enormes dibujos trazados sobre la pampa que se encuentra al norte del asentamiento de Cawachi. Allí están representadas figuras antropomorfas, zoomorfas y fitomorfas, junto a líneas rectas de varios kilómetros de largo, todas realizadas con una precisión que aún asombra. No se conoce el verdadero significado de estas figuras, la mayor parte de las cuales pueden ser apreciadas mejor desde el aire. Una de las principales hipótesis propone que el lugar fue un observatorio astronómico, mientras que otra postula que pudo ser un gran centro ceremonial. La alfarería, por su parte, destaca por la calidad de las vasijas, las complejas representaciones que se pintaron en sus superficies y, especialmente, por la policromía de dichos motivos, con piezas que tienen hasta seis o siete colores. La forma más típica de las vasijas es la botella asa-puente con dos vertederos, sobre las cuales se representaron elementos de la vida cotidiana, tales como de flores, frutos, aves, animales e insectos, como también personajes mitológicos o que combinan atributos humanos y animales.



Líneas geroglificos cultura Nasca.

La sociedad Nazca no alcanzó la complejidad política de los estados andinos, pero tuvo autoridades centralizadas, constituidas principalmente por sacerdotes. Estos tenían la capacidad de organizar el trabajo comunitario y dirigir las complejas actividades ceremoniales. Al servicio de estas autoridades se encontraban una gran cantidad de artesanos especializados, tales como ceramistas y textileros, astrólogos, músicos y soldados, los cuales habitaban en pequeñas ciudades y centros ceremoniales, entre los que destaca el complejo de Cawachi. En la base de la sociedad se encontraban los campesinos, los cuales vivían dispersos en diversos puntos del territorio.
Las construcciones públicas Nasca, especialmente los templos, se realizaban principalmente de adobes y las casas de habitación eran de cañas atadas. Poseían algunos centros importantes, como Cawachi en el valle de Nazca, identificado por algunos estudiosos como un centro ceremonial y por otros como un centro c ívico. Allí se levantó una pirámide escalonada de veinte metros de altura construida basándose en una colina natural, alrededor de la cual se dispusieron plazas, estancias y tumbas.

La civilización nazca del Perú precolombino terminó sucumbiendo porque eliminó su línea de defensa natural, los bosques de huarangos, frente a los estragos del fenómeno natural conocido como El Niño. Ésa es la conclusión a la que han llegado David Beresford-Jones, del Instituto McDonald de Investigaciones Arqueológicas de la Universidad de Cambridge, y otros colegas tras estudiar los efectos de El Niño en 1998 como modelo para intentar reproducir el impacto de un fenómeno similar al final de esa antigua civilización, informó el diario peruano El Comercio.

En 1998, El Niño inundó la moderna ciudad de Ica con una capa de dos metros de agua, y una proyección con ayuda del ordenador indica que El Niño que aconteció en algún momento entre los años 500 o 600 de nuestra era debió de tener efectos aún más catastróficos sobre el valle del bajo Ica, uno de los dos centros de esa civilización.

Los nazca podrían haber sobrevivido, sin embargo, a esa catástrofe natural de no haber sido por la tala progresiva de una importante masa forestal que habían llevado a cabo para dedicar el terreno a cultivos agrícolas como el maíz o el algodón.

El valle del bajo Ica, hoy desierto, estuvo poblado de bosques de huarango, un árbol que puede vivir más de un milenio y que, además de abastecer a los nazca de leña y madera para la construcción, cumplía un papel ecológico muy importante ya que sus profundas raíces afianzaban el terreno, protegiéndolo contra la erosión del agua y el viento.

Los árboles constituían además una importante defensa frente a las súbitas inundaciones, señalan los expertos británicos, según los cuales el análisis del polen antiguo muestra que la población de esos árboles comenzó a decaer en los años que precedieron al colapso de la civilización nazca por culpa de la dedicación creciente del terreno que ocupaban a agricultura.

Con esa tala masiva de árboles se eliminaron las defensas naturales frente a un intensísimo fenómeno de El Niño acaecido por aquellos años, explica Beresford-Jones.

“La tala gradual de los bosques terminó superando un umbral ecológico, claramente definido en esos entornos desérticos, con lo que el paisaje quedó expuesto a los vientos extremos del desierto y a los efectos de las inundaciones ocasionadas por El Niño”.

“El clima no fue por tanto el único factor (en el fin de esa civilización), sino que los nazca contribuyeron con sus acciones a su propia d
estrucción”.

Sofisticada cirugía cerebral
de los Incas

Los cirujanos incas que habitaron en Cuzco (Perú) practicaron con éxito las complejas operaciones de trepanación del cráneo con fines curativos y llegaron a obtener un éxito de supervivencia del 90% de los pacientes, con niveles de infección realmente bajos.

El sorprendente hallazgo ha sido realizado por el equipo de Valerie Andrushko, de la Universidad del Conecticut y su colega John Verano, de la Universidad de Tulane (ambas en EEUU), quienes han analizado 411 cráneos procedentes de 11 yacimientos distintos en el país andino.

De ellos, 66 tenían practicados unos perfectos agujeros a través del hueso, que indican que se les practicó una trepanación. Una intervención similar se realiza hoy en día para tratar coágulos sanguíneos o aneurismas, y se conoce como craneotomía.

Los vestigios de que hace miles de años se conocía esta técnica como tratamiento médico ya habían sido apuntados por el antropólogo Verano. "Lo que distingue este nuevo trabajo es que proporciona la evidencia más amplia conocida sobre la teoría de que había un trauma en el cráneo. Además, se incluye el único cráneo conocido en el que el agujero fue taponado de nuevo para enterrar a un individuo, que debía ser de la alta sociedad por las características de la tumba", explica Andrushko a EL MUNDO.

La investigación, publicada en el American Journal of Physical Anthropology, pone de manifiesto que los incas, además de excelentes ingenieros y astrónomos, también eran expertos en el campo de la medicina, frente a quienes pensaban que estas operaciones tenían un sentido ritual. Andrushko reconoce que se quedó "sorprendida por su habilidad y su alta tasa de supervivencia". Se cree que la técnica se practicaba en la zona desde el siglo V que se perfeccionó en los cinco siglos siguientes. También fue habitual en otras civilizaciones, como la egipcia.
Lesiones de guerra

Casi todos los cráneos agujereados pertenecieron a varones jóvenes que, según se supone, fueron lesionados en batallas. Por ello, los investigadores se sorprendieron de encontrar 19 hembras en su muestra. ¿Acaso también iban a la guerra? "De momento, no sabemos la razón, hay que investigar más", reconoce la arqueóloga. Una de las hipótesis apunta que la trepanación también podía usarse para curar la epilepsia o infecciones crónicas en el cráneo.

Otro de los cráneos muestra varias perforaciones.

La técnica de los cirujanos incas era altamente precisa. Primero hacían un raspado circular del hueso en una zona más amplia que la que se iba a afectar. Y luego se practicaba el agujero con unos instrumentos determinados. Casi siempre en la zona central o izquierda, posiblemente porque el contrincante se posicionaba a la derecha.

Entre los cráneos estudiados hay uno que tiene hasta siete agujeros, lo que parece indicar que su caso era complicado, pero que logró sobrevivir varias veces a la compleja intervención. También se sabe que, aunque no tenían anestesia moderna ni antibióticos, sí poseían un gran conocimiento de plantas medicinales.

"La coca era una de estas plantas y también recogían tabaco salvaje que, junto con la cerveza de maíz, les servían para aliviar algo el dolor". Entre los antisépticos naturales menciona la utilización de bálsamos y de los saponinos, unos compuestos vegetales que también reducen el colesterol.

"Lejos de la idea de que unos salvajes agujereaban cráneos para alejar a los demonios, lo cierto es que eran cirujanos muy especializados. Nuestro trabajo revela que las civilizaciones prehistóricas ya lograron innovaciones médicas importantes. Y la mejor prueba de que eran operaciones útiles para un trauma craneal es que se siguen realizando", argumenta la doctora Andrushko.

Curiosamente no hay referencias a las trepanaciones craneales entre las crónicas que hicieron los primeros conquistadores que llegaron a Cuzco, comandados por Francisco Pizarro. La arqueóloga norteamericana comenta, no obstante, que sí han encontrados vestigios etnográficos de que la práctica no acabó totalmente con la llegada de los españoles, aunque sí se habría extinguido con la desaparición del Imperio Inca.

Bateria de  Bagdad




Objetos Oopart



Oopart (Out of Place Artifact) es el término con el que se conocen a aquellos hallazgos arqueológicos que se encuentran en un lugar dónde extraña esa aparición. Se trata de objetos que están elaborados con una tecnología aparentemente demasiado avanzada para ser hallados donde lo han sido, materiales u organismos no propios del lugar en el que se han encontrado u obras artísticas impropias de la cultura que se investiga.

El término se empleó por primera vez por I. T. Sanderson. Sin embargo, la reputación entre la comunidad científica de este criptozoólogo está en entredicho, ya que sus heterodoxas ideas no son compartidas por un gran número de expertos.


Sin embargo, los Oopart siguen siendo una línea de investigación para muchos otros científicos. Estos científicos heterodoxos no dan explicaciones claras sobre la existencia de los Oopart ya que sus propias teorías se basan en la falta de explicación que tienen esos objetos. Así se ha especulado sobre el significado de estos hallazgos en líneas como la crítica de la teoría de la evolución, la existencia de tecnología extraterrestre hace miles de años o viajes en el tiempo de seres humanos hasta el pasado. Estas teorías, principales respuestas de los amantes de lo oculto en el tema Oopart, son a la vez la excusa de los ortodoxos para no dar pábulo a los científicos que apoyan la existencia de los Oopart.


Martillo de Londres

Batería der Bagdad

Los Oopart suponen una crítica constante al trabajo de arqueólogos y paleontólogos, ya que no se puede explicar su aparición en las circunstancias encontradas. Esto es un quebradero de cabeza para muchos científicos. El encontrar una herramienta humana en un yacimiento que data de antes de la aparición del hombre en la tierra, por ejemplo, eleva muchas dudas a la comunidad científica que van desde el planteamiento del propio objeto como verdadera herramienta humana, hasta conclusiones de viajes a través del tiempo o cambiar toda la cronología de la civilización.

Aunque la realidad de los Oopart está en cuestión, ya que son muchos los que quieren acallar las voces de los que afirman que los Oopart son verdaderas muestras de lo extraño e inexplicable. Los científicos que no creen en la existencia de los Oopart dicen que todos los objetos encontrados sí que tienen una explicación lógica y científica, y que las dudas que se siembran en ciertos hallazgos arqueológicos y paleontológicos no benefician en nada a la ciencia.


Martillo de Londres (Texas)

Mecanismo de Antykitera

Son muchos los objetos considerados Oopart, entre los que podemos destacar los siguientes:

En Kensington, Dakota del Norte, se encontró una losa que tenía grabadas runas típicas de escandinavia.
El hallazgo de un cuenco de cerámica en Bolivia con, lo que parecen ser, inscripciones cuneiformes, propias de la cultura sumeria.
La batería de Bagdad, que se trataría de una especie de pila de cerámica con una antigüedad de unos 2000 años.
El mecanismo de Antykitera, Grecia, que es uno de los objetos más polémicos, ya que podría demostrar el avanzado nivel de conocimiento de la cultura griega, algo que, por otra parte, está bastante aceptado entre la comunidad científica.
El mapa elaborado por el almirante otomano Piri Reis con información que parece imposible que tuviera.
La lente de cristal de Heluan, que podría significar el conocimiento de la oftalmología hace varios milenios.
El martillo de Londres, Tejas, que supondría el descubrimiento de una herramienta humana antes de que el hombre pisara la Tierra.


Lemnte de heulan

Mecanisno de Antykitera

Lente de Heulan


¿Existen las sirenas?

Los marinos afirman verlas en las mareas de primavera, es más, los marinos contaban historias al respecto; los griegos, los vikingos y los chinos las describieron en sus épocas de exploración marítima, y todos describieron la misma criatura sin tener estas sociedades una conexion directa. Viajeros como Cristóbal Colón dejaron registros de estos míticos animales, también en el siglo XIX dicen haberlos vistos. Incluso en el desierto donde alguna vez existió el mar, en Egipto, en unas cavernas muestran unas pinturas realizadas hace más de 30.000 años, las cuales muestran a humanos cazando a personas con aletas. La NOAA llevaba años investigando el misterio de peces con lanzas clavadas, peces que empezaron a aparecer junto a las ballenas. En el varamiento ocurrido en Sudáfrica, se encontró a una criatura que se estaba comiendo a los cadáveres de las ballenas, ser que más tarde fue devorado por un tiburón, escualo que poseía un aguijón de mantarraya, enterrado cerca de su boca. Esta criatura se llevo al laboratorio, el cual no estaba en buenas condiciones, se recuperó solo un 30% de este. Se comenzó a tomar muestras de ADN para establecer la estructura genética. Tenía caninos incisivos y molares, una dentadura omnívora, mientras que un mamífero acuático tiene homodoncia, es decir, sus dientes tiene la misma forma y tamaño. Y ningún mamífero marino es omnívoro.
De las partes que se recuperaron lo que estaba en un mejor estado era la aleta de su cola, se parecía a un manatí. Se usaron rayos X, el cual arrojó que había huesos en la cola, pero ningún manatí tiene huesos en aquella extremidad. El cráneo tenía un agujero en el hueso frontal, se pensó que seria un hueso respiratorio, relacionándolo a un delfín.
En 2012, fue presentado el controvertido documental de Animal Planet: “Mermaids: The Body Found”. El documental afirmaba que varios científicos habían conseguido demostrado la existencia de las sirenas, pero al parecer un poderoso poder en la sombra había ocultado las evidencias. Uno de los científicos incluso se atrevió a denunciar ciertas irregularidades:
“La sensación era algo como el Gran Hermano. Fueron reescribiendo la historia. Básicamente destruyeron todo lo relacionado con la existencia de la criatura”, explicó uno de los científicos a la BBC.



Wandjinas


En Kimberley al noroeste de Australia, fueron descubiertas en el año 1838, gran cantidad de pinturas rupestres.
La región de Kimberley se encuentra en el extremo más septentrional del Oeste de Australia. Es una zona remota, tan poco poblada como visitada, con grandes ríos y magníficos paisajes de tonos rojizos.
Entre las pinturas descubiertas sobre las rocas llaman especialmente la atención las de unas figuras de gran tamaño, llegando a medir hasta seis metros, y con unos rostros blancos y sin boca.
Sus cabezas están rodeadas por uno o dos semicírculos en forma de herradura con unas líneas finas que parece irradia el círculo exterior.
Los aborígenes dan a estas figuras el nombre de "wandjinas", y aseguran que no fueron realizadas por sus antepasados, sino que fueran hechas por los propios seres a los que representan cuando éstos descendieron a la Tierra en tiempos muy antiguos.
Los "wandjinas" fueron unos seres que trajeron la civilización y la prosperidad y, al igual que otros dioses del resto del mundo antiguo, su símbolo era la serpiente emplumada.
En estas pinturas aparecen figuras de seres calzados con sandalias (cuando los aborígenes siempre han ido descalzos), variando el número de dedos de las manos y de los pies de 3 a 7.
De todas la figuras, destaca una que representa a un hombre, vestido desde los pies hasta la cabeza con una túnica de color rosa, con un circulo doble rodeando su cabeza, también de color rosa y oro, y sobre la zona de color rosa, una especie de inscripción con 6 letras o números escritos en un alfabeto totalmente desconocido.

Experimento Philadelphia





El denominado Experimento Philadelphia, ha entrado dentro de la leyenda de los fenómenos “extraños” por méritos propios, ya que los hechos acaecidos en un supuesto experimento secreto dirigido por la U.S. Navy, no dejan de ser, cuanto menos, sorprendentes. El susodicho, habría tenido lugar en los astilleros navales de Philadelphia, Pennsylvania, el 28 de octubre de 1943 y de haberse producido, en cierta manera se podría considerar que fue realmente un fracaso por los motivos que detallaremos a continuación.

El código militar para denominar este proyecto era Proyecto Rainbow (Arcoiris) que era a su vez un código compartido por otro proyecto sobre un radar de sigilo que se estaba probando en el prototipo de un nuevo avión, el Lockheed U2, que se desarrollaría como avión espía en la década de los 50. Ahora bien, no existen pruebas de que tuvieran nada que ver ambos proyectos. El Proyecto Rainbow habría tenido lugar en un pequeño destructor de escolta de la II Guerra Mundial, con el objetivo final de hacerlo totalmente invisible a la detección por parte del enemigo, en principio a las minas (magnéticas) o cualquier clase de radar pero no se descartaba la invisibilidad óptica del destructor.
El origen del proyecto.
A finales de los años 30, un brillante ingeniero eléctrico llamado Nikola Tesla, originario de Croacia pero residente en Estados Unidos desde 1884 y uno de los más grandes inventores del S.XX. en las disciplinas de la electricidad y el magnetismo, afirmó haber completado una teoría dinámica de la gravedad, que básicamente explica la gravedad como una mezcla de ondas electromagnéticas longitudinales y transversales. Estos razonamientos, calaron hondo en un grupo de trabajo que experimentaba con los campos electromagnéticos en la Universidad de Chicago, donde se estaban iniciando las investigaciones sobre la posibilidad de la invisibilidad a través del uso de campos eléctricos y magnéticos. Este proyecto se habría trasladado en 1939 al Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Princeton.

En un momento determinado, se afirmó haber conseguido la invisibilidad de pequeños objetos, con lo que se presentó al gobierno de los Estados Unidos. Los militares, al estar el país en guerra, vieron el potencial de esta nueva tecnología y decidieron sufragar el curso de las investigaciones a fin de direccionarlas en el sentido que les convenía: su aplicación a la industria bélica.

Esta fue la base del proyecto que nos atañe, y que estaba dirigido por el Dr. Franklin Rinehart, como aplicación militar a las teorías de Albert Einstein sobre los campos unificados o “teoría general de la gravitación y electricidad”. Ésta, publicada por primera vez entre 1925 y 1927 en revistas científicas alemanas, postula la naturaleza interrelacional de las fuerzas que constituyen la radiación electromagnética y la gravedad. A través de una aplicación un tanto “sui generis” de la teoría, se creía posible, con el equipamiento especializado adecuado y la suficiente energía, curvar la luz alrededor de un objeto y esencialmente convertirlo en invisible.
El experimento.
Ateniéndonos a los hechos, estos se habrían iniciado en junio de 1943, cuando en el destructor de escolta U.S.S. Eldridge, código naval DE-173, es modificado para transportar toneladas de equipamiento electrónico, entre el que se incluirían dos generadores masivos de 75 Kv cada uno, montados en el lugar que debería ocupar la torreta de cañones de proa, y que distribuían su potencia a través de cuatro bobinas montadas en cubierta. Tres transmisores RF de 2 megavatios cada uno, 3.000 tubos amplificadores 6L6 (empleados para canalizar los campos de las bobinas de los dos generadores), circuitos de sincronización y modulación… fueron empleados para generar campos electromagnéticos masivos que, correctamente configurados, serían capaces de curvar las ondas de luz y de radios alrededor del buque, haciéndolo invisible.

El experimento tendría lugar en los astilleros de Philadelphia, en el mar y al menos en una ocasión, fue visible para la tripulación del mercante de la marina S.S. Andrew Furuseth, uno de los cuales Carlos Miguel Allende, conocido como Carl Michael Allen, escribió tres cartas al astrónomo Dr. Morris K. Jessup en los 50 describiendo lo que había podido ver: una de las muchas fases del Experimento Philadelphia.

A las 09:00 horas del 22 de julio de 1943, se activaron los generadores recién instalados en el buque y los campos electromagnéticos se empezaron a conformar. Según diferentes testigos, una bruma verde empezó a cubrir lentamente al U.S.S. Eldridge, lo que dificultaba la visión del buque. De repente, la bruma que lo cubría desapareció y con ella, el U.S.S. Eldridge: en el lugar en que hacía un momento se encontraba el barco, ahora no había más que aguas agitadas. Los oficiales de la U.S. Navy y científicos adscritos al proyecto, marineros y testigos, quedaron maravillados, ya que el buque había desaparecido ante sus ojos. Pero los militares aún se sorprendieron más al descubrir que también había desaparecido del radar: era completamente invisible.

Todo había salido a pedir de boca y unos quince minutos después, ordenaron a los hombres de la tripulación, apagar los generadores. Ahora el efecto era el contrario: lentamente fue apareciendo la bruma verde y con ella el U.S.S. Eldridge empezó a materializarse. Sin embargo, algo había ido mal. Cuando el personal de tierra subió a bordo, los miembros de la tripulación estaban desorientados y con evidentes síntomas de náuseas. Esa tripulación fue inmediatamente retirada y se consiguió otra tripulación de repuesto para llevar a cabo un segundo experimento: en lugar de conseguir la invisibilidad total, ahora se pretendía hacer desaparecer al buque únicamente del radar, con lo que se debía modificar el equipamiento.

El 28 de octubre de 1943, a las 17:15 horas, se llevó a cabo la prueba final en el U.S.S. Eldridge. El los generadores del campo electromagnético se activaron y el buque fue prácticamente invisible. Únicamente el tenue contorno del casco permanecía a la vista, en el agua. Todo parecía ir correctamente los primeros segundos, cuando de repente una cegadora luz azul hizo desaparecer al barco. En cuestión de segundos, éste apareció de repente a 600 kilómetros, concretamente en la base naval de la U.S. Navy en Norfolk, Virginia, donde permaneció por cuestión de minutos a la vista del perplejo personal de la base. Y así como apareció en Virginia, desapareció de nuevo y volvió a aparecer en el punto de origen, en los astilleros navales de Philadelphia.

Esta vez, los efectos en la tripulación fueron más serios: mareos muy violentos, personal que desapareció por completo, otros que simplemente se volvieron locos o padecieron esquizofrenia severa, y lo más terrorífico fue el hallazgo de cinco miembros de la tripulación fundidos completamente con la estructura de metal de la proa del buque. Los supervivientes nunca fueron los mismos, y permanecieron una suerte de amnesia total.

Lo que iba a ser un experimento de camuflaje electrónico, se convirtió, por azar, en una teletransportación accidental de un barco entero y su tripulación a una gran distancia del lugar de origen y por espacio de varios minutos.

El U.S.S. Eldridge en una fotografía de 1943

Helicóptero de Abidos



El helicóptero de Abidos es un presunto jeroglífico encontrado en el templo funerario de Seti I, en Egipto, que supuestamente representaría un helicóptero moderno, junto a otras imágenes que recordarían la forma de un submarino, un avión, un zeppelin o un platillo volador, según distintas interpretaciones.

Dicho hallazgo ha despertado la curiosidad de los ufólogos, los esoteristas y los creyentes en la teoría de los antiguos astronautas, quienes piensan haber encontrado en Abidos una prueba más de la existencia de alta tecnología en las civilizaciones antiguas, posiblemente facilitada por seres extraterrestres.

No obstante, científicos y egiptólogos2 coinciden en que se trata de un efecto pareidólico debido, en primera instancia, al deliberado retoque de las imágenes que se muestran en los medios y, en segunda, a que las caprichosas formas de los jeroglíficos son producto de un palimpsesto, es decir, de un re-grabado que, con el paso de los siglos, se hizo evidente gracias a la erosión, uniendo dos escritos diferentes en una sola imagen. No era raro en el Antiguo Egipto que los faraones usurparan edificaciones y cubrieran los muros originales con sus propias inscripciones.

Pirámides de Egipto

Imponentes, majestuosas. Las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos se alzan en medio del desierto de Gizah altivas. Te detienes frente a ellas, y quedas absorto; tu mente perdida en el tiempo; en épocas de conquistas; en épocas de Grandes Imperios… y sobre todo, en épocas de una civilización que ha cautivado a la Humanidad por su grandeza, por sus monumentos, por sus misterios.

Las pirámides, ¿cómo se construyeron?, nos preguntamos. ¿Cómo es posible que en una época sin los medios actuales, se pudiera construir con tal perfección un monumento funerario capaz de albergar en su interior las catedrales de Florencia, Milán, El Vaticano, Londres y la Abadía de Westminster. La Gran Pirámide de Keops tiene 2.300.000 bloques de piedra caliza de entre dos y quince toneladas cada uno. 230 metros en cada una de sus caras y 146 metros de altura. Por otro lado, su relación matemática perfecta: el doble de la longitud de sus lados por su altura, el famoso número pi.

Muchos misterios, muchos secretos, y sobre todo, mucho respeto. Misterios y respetos que, sin duda, se vieron aderezados por muchos desastres ocurridos en relación a momias y tumbas egipcias. Recordemos, por ejemplo, lo sucedido en el Valle de los Reyes, cuando Howard Carter descubrió la tumba de Tutankamón un 17 de Febrero de 1.923. De la expedición que lo acompañaba, en los 6 años posteriores, 35 personas murieron en condiciones misteriosas. incluso, el perro de Lord Carnavon murió de un infarto fulminante. Una inscripción grabada sobre tu tumba, desató el miedo:

“La muerte golpeará a quien perturbe el sueño del Faraón”

O qué decir del hundimiento del Titanic. Poco saben que en el Titanic, un inglés llevaba en las bodegas la momia de una pitonisa de la época de Amenofis IV. Esa momia llevaba un brazalete cuya inscripción rezaba:

“despierta de tu postración y el rayo de tus ojos aniquilará a todos aquellos que quieran adueñarse de ti”

Son dos sucesos entre otros muchos que se han producido a quien de un modo u otro han estado relacionados con aquel pasado egipcio, y que han servido para que la construcción de las pirámides esté envuelta de un halo misterioso que aún hoy se intenta desvelar.

Metafísicas aparte, poco a poco se van descubriendo nuevas pistas que habilitan teorías cada vez más perfeccionadas sobre su construcción. La primera pirámide construida fue la pirámide escalonada de Zóser en el año 2.650 a.C. para el Faraón Snefru, padre de Keops. Construida como una mastaba, ha servido de base para el estudio de otras pirámides mayores. Así, el arqueólogo alemán Guenter Dreyer formuló en el año 2005 una teoría según la cual la construcción de las pirámides es una sucesión de montículos y muros que se iban superponiendo, de modo que una pirámide no es sino un desarrollo del concepto de la mastaba, a la que se le iban añadiendo muros.

El primer gran misterio en la construcción de todas las pirámides y al que se enfrentan todas las teorías, es el de la elaboración de las grandes piedras de las que se hacían uso. hay varias teorías, pero se cree que las piedras se clasificaban según su dureza y apariencia, en caliza, arenisca, alabastro y granito. Los egipcios usaban los estratos de mayor calidad y extraían mediante galerías los materiales más resistentes a la intemperie. Los bloques se cortaban con forma cuadrada o rectangular, y para tallarlos y cortarlos se usaban mazos de madera y herramientas de cobre y bronce. Hasta hace unos años, se pensaba que en las hendiduras se introducían cuñas que al mojarse, se expandían y separaban la piedra. Pero dadas las herramientas existente, ahora se afirma que se introducían cinceles y se calzaban con cuñas, de modo que la presión era doble. Para las piedras duras se golpeaban con un mazo de piedra dolerita. Otra teoría afirmaba que se encendían fuegos y así el granito, por el calor, se rompía.

El segundo misterio al que enfrentarse es su forma triangular. Se relaciona con el concepto de espiritualidad de los egipcios. Este tipo de construcción era un vehículo para la continuación de su vida en el más allá, de modo que asemejaban a una especie de escalera por la que el espíritu del Faraón alcanzaba el cielo. Otras teorías apuntan a que su forma se asimilaba a la de las montañas, dado que en la religión egipcia, las deidades habitaban en las montañas.

Y por último, el tercer y gran misterio: el de su construcción. Muchas son las teorías como decimos, pero la más fundamentada es la que se basa en escritos de Herodoto, quien describía con todo lujo de detalles la construcción de la Gran Pirámide de Gizeh. Según el historiador la pirámide fue construida en 20 años y con 3.000 trabajadores. La pirámide constaba de varias alturas, en las que se situaban poleas, de modo que una vez llegaba la piedra a una de esas alturas, la polea la levantaba a la siguiente y así sucesivamente. Pero dado que no había herramientas similares en esa época, pronto se desechó, aunque sirvió para elaborar aquellas otras teorías que hoy resultan más convincentes: de todos los bloques se procuraban encajar los externos, los visibles, de modo que la construcción pareciera perfecta, pero los internos se soltaban y luego se rellenaban los huecos con barro y piedra. Estos bloques se subían por rampas exteriores, y a través de una especie de patines por los que rodaban. De ellos tiraban unas poleas y se ayudaban de palancas. Al mismo tiempo que se iba ganando altura, las partes acabadas se iban recubriendo a fin de reafirmar el terreno y las pendientes. La punta de la Gran Pirámide se recubrió con un gran piramidón de oro. finalmente, esas rampas exteriores, al no estar bien ancladas, se habían perdido con el paso del tiempo.

Esta teoría echó por tierra aquella otra por la que se postulaba que sólo existía una gran rampa que ascendía desde la base, en línea recta, hasta el vértice, cosa bastante ilógica si se tiene en cuenta que con una pendiente así, sería materialmente imposible subir las grandes piedras.

La última y gran teoría ha sido la publicada hace escasos días, según la cual el francés Jean Pierre Houdin afirma que esas rampas
existieron realmente, pero por el interior de la pirámide.
Esta rampa interior en forma de túnel, facilitaba la construcción de la pirámide desde el interior al exterior, y por ello requería de menos herramientas, y ninguna polea. Según el francés, hubo dos retos: construir la propia pirámide, y luego la cámara funeraria. Inicialmente, para las primera alturas, se usó una rampa exterior. A partir de ahí, se construyó la rampa en espiral a lo largo de la cual iban colocándose las piedras. Las esquinas se tapaban posteriormente. Para los bloques superiores de la cámara funeraria, afirma que se usaron contrapesos que ayudaban a alzar las piedras.

Y, por último, para los amantes de las creencias extraterrestres, por supuesto, no podía faltar la hipótesis de la intervención de seres de inteligencia superior. Von Daniken afirma que hoy día, nadie podría construir una pirámide con la perfección de la de Keops, y si eso es así, la implicación es clara, según él… sólo seres superiores pudieron aportar las técnicas y conocimientos para su construcción. Entre sus seguidores, el propio J.J. Benítez. quienes afirman que no sólo las pirámides tienen implicaciones extraterrestre, sino otros muchos monumentos, como Macchu Pichu o Chichén Itza.


AEROPUERTO DE DENVER



El aeropuerto fue construido en 1995 en algo así como 138 mil km2, a pesar de que Denver ya tenía otro aeropuerto, el de Stapleton y a pesar de que el nuevo aeropuerto con un presupuesto escandaloso, tiene menos terminales y pistas que el de Stapleton. Esto ya de entrada parece no tener sentido porque la superficie construida es mucho mayor.

El costo inicial de esta edificación bestial era de 1700 millones de dólares que luego, debido a problemas, requirió una ampliación presupuestaria que alcanzó finalmente los 4800 millones de dólares. En términos comparativos, es un presupuesto obsceno. Los ciudadanos de Denver lo encontraban y lo encuentran absolutamente innecesario, además de “el aeropuerto más inconveniente de América”, “pobre gestión de proyecto” “absurda y exagerada complejidad”, etc.
Pero, a pesar de lo innecesario de su construcción, a pesar de que el lugar donde está construido está en una zona ventosa y crea grandes inconvenientes en entradas y salidas de vuelos, a pesar de que el sistema de equipaje automática estaba tan pésimamente diseñado que está fuera de funcionamiento, a pesar de la enorme desviación presupuestaria, el DÍA (Denver Internacional Airport) debía de construirse en ese preciso enclave costara lo que costara.
Al parecer esto es así porque bajo el aeropuerto de Denver hay una base militar y un campo para detenidos civiles.
Al mirar una toma aérea del aeropuerto la distribución del mismo ha sorprendido a muchos, las pistas del aeropuerto han sido situadas de tal manera que recuerda una suástica nazi. No solo se ha cuestionado la forma de dicho aeropuerto sino lo que se encuentra adentro, pero quien se encuentra a cargo de todos estos simbolismos extraños dentro de este aeropuerto el consenso general indica que se trata del “New World Order” (Nuevo Orden Mundial).

Algunos datos interesantes
* Aunque la zona es básicamente plana, que se encuentra en un valle, se han bajado algunas zonas y se han levantado otras moviendo un total de un tercio de la cantidad de tierra que se necesitó excavar para el Canal de Panamá.
* Denver se encuentra a una gran altitud y es ideal para el establecimiento de instalaciones subterráneas seguras.
* El aeropuerto tiene comunicaciones de fibra óptica hasta un total de 5300 millas de cable, más larga que el Rio Nilo, la distancia de NY City a Buenos Aires. Además posee una red de cableado de cobre de 11365 millas
* El suelo del aeropuerto es de granito que ha tenido que ser importado de todas partes del mundo, parece un poco exagerado construir con granito cuando se va uno de presupuesto, habiendo otro tipo de piedra más económica.
* La Terminal más grande se llama Jeppesen Terminal, y este area es conocida como “Great Hall”; al parecer es cómo llaman los Masones a su lugar de reunión
* Toda la superficie del techo del DIA está hecho de teflón tejido con fibra óptica. El mismo material se encuentra en el interior. El material refleja el 90% de la luz del sol y no conduce el calor y permite dentro del aeropuerto por medio de radar y ver las huellas de calor
* La zona de Denver siempre se ha considerado como el lugar ideal para el establecimiento del Sector Occidental del Nuevo Orden Mundial, en los Estados Unidos.
* El aeropuerto tiene 8 niveles de profundidad
Simbología

Lo más evidente en la extrañeza del DÍA se encuentra sin duda en sus murales y piezas llenas de simbolismo en todas las esquinas y muros de este aeropuerto.
Los artistas que realizaron estos murales, aseguran que las líneas maestras para sus obras les fueron dadas antes de comenzar. Hay un montón de simbología de sociedades secretas en el aeropuerto.

Murales
Los murales fueron pintados por el artista Leo Tanguma en la extensión de 4 muros del aeropuerto, para representar paz, armonía y naturaleza. Pero esos no son los mensajes precisamente que se obtienen al observar con detención las pinturas.


“El Caballo Azul del Apocalipsis”
Esta escultura de 10 metros de altura se encuentra en las afueras del Aeropuerto de Denver. Sus ojos resplandecen en color rojo. El Aeropuerto de Denver comisionó en 1992 al escultor Luis Jiménez la creación de esta escultura. Dicho escultor murió en 2006 trabajando en la escultura mientras trabajaba en la última pieza. El torso del caballo gigante cayó encima de él.

“La Piedra Masónica”
Esta piedra se encuentra en el aeropuerto de Denver, supuestamente dedicada al New World Airport Commission, sin embargo dicha comisión no existe, ya que dicha comisión nunca fue creada (No será New World Order??). Posee una capsula de tiempo que según cita la misma piedra, contiene mensajes y recuerdos para los habitantes de Colorado en el año 2094. Hay alusiones a honorables logias Masónicas de Colorado. Se pueden además apreciar símbolos Masones como son un compás y una escuadra. Posee una placa en Braille.

Una presencia extraña en una estrella lejana desata especulaciones.


KIC 8462852 es una estrella extraña, o al menos ahora lo parece. Está a 1.480 años luz, muy lejos, pero se encuentra en nuestra propia galaxia. El Telescopio Espacial Kepler, pese a la distancia, ha recogido información que nos cuenta que a su alrededor orbitan una serie de objetos que no parecen exoplanetas. Kepler, que ya ha descubierto más de 4000 mundos fuera del Sistema Solar, es capaz de detectar minúsculas variaciones en el brillo de estrellas remotas. Si se observa un oscurecimiento que se produce a intervalos regulares, se puede interpretar que ha pasado un planeta por delante de la estrella. Después, una precisa medición del parpadeo permite realizar estimaciones sobre el tamaño del objeto.
Según se explicaba esta semana en un artículo en The Atlantic, próximamente, Jason Wright, un joven astrónomo de la Universidad Penn State, va a publicar una interpretación alternativa a los guiños encontrados por los voluntarios en las imágenes recogidas por Kepler. Desde su punto de vista, las observaciones se podrían explicar por la presencia de megainfraestructuras creadas por algún tipo de civilización para aprovechar la energía de la estrella. Además, tanto Wright como Tabetha Boyajian, la investigadora de la Universidad de Yale responsable de Planet Hunters, quieren solicitar tiempo de uso del gran radio telescopio VLA, en Nuevo México (EE UU) para buscar ondas de radio originadas en algún artefacto creado por seres inteligentes.


Radio Conspiración | PROGRAMACIÓN | Especiales Música | CHAT | La Conspiración | VIDEOS | Fundación Chinita | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal